CREACIÓN Y OTROS MICRORRELATOS

             Atilano Sevillano

CREACIÓN 
Para el séptimo día ya había terminado todo lo que se propuso. Comprobó que el guión que había escrito a lo largo de la semana era bastante aceptable. Sus personajes ya habían improvisado algunas escenas y se habían realizado algunas tomas. Por todo ello decidió tomarse un breve descanso. Al octavo día: luces, cámara…¡acción¡, ¡cooorteeen¡ gritó el Creador. El estreno resultó todo un taquillazo. 

DESENCUENTROS 
Adán perseguía a Eva por el jardín edénico, pero no le dio alcance. Se encontraba posando para otro cuadro. 
Caín perseguía a su hermano Abel por el páramo , pero no le dio alcance. Se encontraba protagonizando otra película. 


PENÉLOPE 
La achacosa y vanidosa Penélope de cabellos canos (no en vano habían transcurrido muchos y muchos años desde la partida), oculta tras unos cortinajes, sonreía con malévola sonrisa y se frotaba las manos apergaminadas antes de sucumbir en su fuero interno a sus fornidos pretendientes. 

CENICIENTA 
Miss, mademoiselle, fräulein, signorina, señorita no se pierda la oportunidad de su vida. Por sólo doscientos cincuenta euros pruébese el anillo encantado . Si le sienta como un guante envíe inmediatamente la palabra “Cenicienta” al 666 y, al instante el príncipe le mandará la limusina con su chofer. Pero no fue así, en su lugar apareció un vehículo con el rótulo “Taxi gratis”. El hecho provocó en la destinataria una cierta inquietud, la desconfianza naïf del crédulo. 

FANTASMAS DE LUZ 
Cuando cerré los ojos me dije: ¿ a quién pertenece ese rostro en primer plano y esos ojos que atraviesan la pantalla? Ésta se funde en negro y al instante un desconocido la ocupa sentado en un sillón orejudo de cuero. Se oye el sonido del agua de la ducha sobre un cuerpo. Frente al espejo la imagen del desconocido con un cigarrillo en la mano. La voz en off dice que la acompañará al tren. 
Ahora llena la pantalla el autor escribiendo en un cuarto en penumbra. Luego, casi sin transición, me veo deslizándome por la avenida de los cines. Después me dormí del todo. 

CARTOGRAFÍA 
Mohamed Al-Nadir anda enfrascado en dibujar un mapamundi que no es en rigor un mapamundi sino apenas un bosquejo del deserto que envuelve su pequeña aldea. Lo primero que llama la atención en el mapa de Al-Nadir es el complejo entramado de ríos y montañas que lo cruzan como tela de araña. Menos llamativo debería resultar, sin embargo, el hecho de que el mapa tuviese forma de corazón. 

AMOR VERTEBRADO 
Amaba a su mujer por encima de todas las cosas. Era, sin duda, la columna vertebral de su vida. Llegó el día en que ella murió. Al día siguiente de la incineración lo encontraron tetrapléjico en la cama. 

EPITAFIO II
El que aquí yace no se repuso nunca de la primera impresión. Se le infectaron unos puntos suspensivos. La familia hizo todo lo imposible, pero no hubo manera de salvarle. Lo enterraron con una nota a pie de página.